la última del año

Un año mas, la última del año, otra festividad hipócrita, religiosa y consumista, fruto de tradición de hombres, donde la avaricia del corazón apela a los sentidos, para seguir sirviendo al dios mamón de una sociedad materialista, hedonista y esclava de su propio vientre que solo entiende la felicidad y la paz en términos de papel moneda y darle al cuerpo todo lo que a uno su bolsillo le concedería.

Un año mas, tiempo global de consumo. Los grandes de la tierra, los mercaderes se enriquecen a costa de ella, Babilonia la Grande, por el vino de su fornicación con que  a hechizado y embriagado a  las naciones, venden sus mercaderías.

Un año mas, un Jesús a la medida del corazón de cada cual es celebrado, el dios de la gran mayoría, !puede haber más grande idolatría!.


Un año mas, irritamos a Dios y colmamos la medida de nuestros pecados, y para no perder la costumbre soñaremos en ganar la lotería.

Anuncios

El Invisible

EL INVISIBLE
En el panteón de la fe en el capítulo 11 del libro a los Hebreos no hay ningún trinitario, sino qué se sostuvieron como viendo al invisible, no esta de mas recordar las palabras del Hijo de Dios, Jesús, enseñando que Dios su Padre es espíritu.

la terquedad del hombre al no reconocer a un único Dios verdadero como nos dio a conocer y enseñó su Hijo,  perfecta imagen de su Ser, hecho por su Padre, Señor y Cristo, la enseñanza de  los Apóstoles, y así como el mismo Creador por medio de las cosas visibles, tal rechazo a la verdad divina entrega los corazones de los hombres a la idolatría de una mente entenebrecida, pues cambian la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a lo creado antes que al Hacedor.

Llaman al Hijo de Dios Señor y no le obedecen, dando más crédito a los hombres con su teología filosófica. Aunque la doctrina de la Trinidad es una blasfemia con mayúscula es una doctrina más entre otras de un remolque y bagaje que el cristianismo  arrastra hace siglos. La Ramera, concubina de este mundo será aborrecida. (Jn.17.3,  1Co.8.6,  Ro.1.21).

 

La Madre de las Rameras

La Madre de las Rameras

Huid de en medio de Babilonia, y librad cada uno su vida, para que no perezcáis a causa de su maldad; porque el tiempo es de venganza de Jehová; le dará su pago. Copa de oro fue Babilonia en la mano de Jehová, que embriagó a toda la tierra; de su vino bebieron los pueblos; se aturdieron, por tanto, las naciones. (Jeremías 51:6-7)

Juan en Apocalipsis cita a Jeremías que  anuncia destrucción a la Babilonia Histórica de Nabucodonosor, al parecer está profecía tiene un cumplimiento  análogo anunciado por Juan, una coalición formará un gobierno mundial que aborrecerá a la Gran Ramera, religiosa y apóstata, instaurando un nuevo culto, a la imagen de la Bestia. Juan habla de siete  imperios, cinco habían caído, uno era el temporal de Juan y el séptimo que está por llegar según el texto  es una coalición de diez, estos  se someten de buena voluntad a la Bestia dando paso al octavo y último gobierno global de la Historia de la humanidad, al cual el Hijo de Dios destruye en su venida.

Esta mujer que dice en su corazón; Yo estoy sentada como reína, y no soy viuda, y no veré llanto, cabalga sobre el poder civil, la bestia, y es a los ojos de Dios una adultera que  a embriagado con el vino de su fornicación a pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas, y esto no sin el consentimiento del Altísimo que es el que sujeta la copa a última instancia y derrama su juicio sobre las naciones por medio de este poder engañoso. Mas tarde es aborrecida y destruida por aquel en quien había puesto su confianza, ejecutando Dios su juicio sobre ella.

Feliz Navidad