La Falsa guerra espiritual

Miles han sido engañados al dejarse llevar por enseñanzas de algunos/as iluminados/as hasta el punto de tratar con el ocultismo o mantener una actitud ridícula y obsesiva, propia por ignorar la enseñanza bíblica. JC

Estas son algunas de las falsas enseñanzas que algunas iglesias enseñan hoy sobre la guerra espiritual:
•“Dios nos manda a atacar a Satanás atando a los demonios.”
•“Atrás de las enfermedades hay demonios.” También “la pobreza es un demonio.”
•“La depresión es causada por demonios.” (puede ser causada por opresión, pero también hay depresión por simple tristeza humana, y aunque la depresión puede dar lugar al diablo y debemos fortalecernos en el Sénior, también existe depresión clínica de desbalánces químicos que deben ser tratados por doctores)
•“Atrás de los pecados y hábitos pecaminosos, hay demonios.”
•“Los cristianos pueden ser poseídos por Demonios.” El Espíritu Santo mora en el creyente, quien no puede ser habitado por el Diablo al mismo tiempo que Dios.
•“Mucha gente y aun los cristianos tiene maldiciones generacionales demoniacas las cuales deben romper.” Nunca lo enseña la Biblia, Éxodo 20:1-3 solo dice que “Dios visita la maldad sobre padres e hijos”, no que los demonios o maldiciones demoniacas se pasen de padres a hijos. Además Ezequiél nos dice que “no llevaran el pecado los hijos por los padres.”

Hoy las enseñanzas sensacionalistas de la guerra espiritual entre los cristianos y el diablo están reemplazando las prácticas y doctrinas evangélicas históricas y bíblicas, las cuales siempre han subrayado la poderosa protección de Cristo sobre la vida del creyente, la derrota del diablo mediante la predicación del evangelio y la victoria del creyente debido a su crecimiento en gracia y la santificación. Como consecuencia los evangélicos han enseñado que el cristiano destruía el poder de Satanás cuando se sometía a Dios y resistía la tentación del diablo. Se entendía la guerra espiritual como una guerra moral, y la armadura de Dios consistía en las cualidades morales que el Espíritu Santo producía en la vida del creyente y que el cristiano salía victorioso sobre Satanás al permanecer fiel a Dios a pesar de la opresión y la tentación.

Hay un peligro serio en un síndrome que ve un demonio detrás de todo problema en la vida del creyente. Opaca la responsabilidad moral de andar en el Espíritu y “hacer morir las prácticas de la carne” (Ro. 8:13). La Biblia nunca identifica los pecados como la lujuria, la codicia, el enojo y el orgullo como “espíritus”, porque son “obras de la carne.” Siempre nos instruye a “colocarlos a un lado” como ropa vieja (Col. 2:11), y nunca a echarlos afuera, pues si “andamos en el Espíritu,” no vamos a satisfacer “los malos deseos de la carne” (Gá. 5:16).

Es cierto que Satanás obra en conjunto con nuestra carne y en ocasiones intensifica nuestros deseos en un esfuerzo a llevarnos al pecado, pero esto es tentación demoníaca u opresión, no demonización o posesión demoníaca. Se trata de un asalto desde afuera que el creyente está bien equipado para resistir y vencer (Ef. 6:10-18) mediante la presencia poderosísima del Espíritu Santo y el Señor Jesús.

Existen ciertos peligros en la enseñanza de que los cristianos pueden tener demonios. Primero, voltea nuestra atención de Dios a Satanás. Segundo, inspira el temor en el creyente en vez de confianza en Cristo. Con frecuencia ata a los creyentes a los ministerios de liberación para que éstos sigan protegiéndolos de los demonios. Tercero, fomenta una superstición religiosa que distrae al cristiano de la proclamación del evangelio y del crecimiento personal en gracia y santificación. Tal vez su peligro principal recae en su metodología para descubrir la verdad, pues se coloca la experiencia por encima de las enseñanzas bíblicas. Tal ensalzamiento de la experiencia subjetiva sobre las revelaciones escritas de Dios es peligroso, porque puede llevar al pueblo cristiano a una epidemia de supersticiones, exageraciones y especulaciones doctrinales.

Ya que la Biblia nunca dice que un cristiano puede ser la morada de un demonio y nunca enseña que hay problemas espirituales por los cuales el cristiano necesita someterse a un exorcismo, podemos descansar con confianza en la victoria que Cristo ganó en la cruz sobre las fuerzas demoníacas (Col. 2:14-15). Confiemos en las provisiones y los recursos de Dios en nuestra guerra para la victoria sobre el mundo, la carne y el diablo.

Tristemente algunos cristianos ven hoy demonios en todo (dicen popularmente “hasta en la sopa”). Se obsesionan con Satanás y ven satanistas en todo el mundo. Han difamado falsamente a compañías americanas como Satanistas, inclusive han llegado a lo ridículo, diciendo que hombres de Dios como Billy Graham o que el cantante popular cristiano Marcos Witt, entre otros, que son satanistas. Dios no desea que vivamos obsesionados con Satanás y que veamos demonios y satanistas “hasta en la sopa.”

La vida cristiana que Cristo ofrece es una vida abundante y la única guerra espiritual que la Biblia presenta es someternos a Dios y resistir las tentaciones del diablo (Santiago 4:7), vestirnos de toda la armadura de Dios (Efesios 6), y aprender de Cristo que resistió a Satanás sometiéndose en obediencia al Padre y haciendo uso de la Palabra de Dios. Los cristianos tenemos una guerra espiritual, si, pero no la que hoy se presenta y publica en cientos de libros vendidos a miles de cristianos. Sometámonos pues a Dios, resistamos al Diablo, y el huira de nosotros.
http://firmesenlaverdad.com/la-falsa-guerra-espiritual/

 

Anuncios

Publicado por

jcescandell

Alrededor del año 1992, fue la primera vez que escuche a un predicador de corte evangélico hablar de la obra de Jesús, aquellos años perfilaron en mi vida un antes y un después. Pasados 26 años después de aquel primer encuentro puedo entender con mas claridad que Dios me reveló a su Hijo y el Hijo a su Padre. En contra del misterioso concepto trinitario y unicitario de Dios sigo mi peregrinaje marcado por la excomunión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s